Un hombre de confianza de Ramos Padilla podría ocupar un puesto clave en la Justicia Federal

Por Pablo Portaluppi

Diversos analistas suelen posar su mirada sobre los concursos para cubrir vacantes en los juzgados federales de Comodoro Py, pasando por alto, en varias ocasiones, lo que ocurre en la Justicia Federal del resto del país. En ese sentido, merece destacarse lo que podría ocurrir en uno de los cargos judiciales estratégicos para el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Cuando el 10 de febrero pasado el Senado aprobó el pliego del por entonces Juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, para asumir como titular del Juzgado Federal Electoral 1 de La Plata, pocos repararon en quién sería el sucesor del mencionado magistrado. En marzo de 2021, la Cámara Federal de Mar del Plata designó como subrogante en Dolores al Dr. Martín Bava, de quién este medio se ocupó en detalle. http://elobservador.online/index.php/2021/06/06/quien-es-martin-bava-el-juez-que-subroga-la-causa-por-presunto-espionaje-ilegal-en-dolores/. Uno de los funcionarios judiciales que aspira dicho cargo es el actual Prosecretario Letrado del juzgado, y hombre de extrema confianza de Ramos Padilla, Gustavo Adolfo Puppo.

El 4 de mayo pasado, salió publicado en el Boletín Oficial la convocatoria formal para elConcurso N° 465, destinado a cubrir el cargo de juez en el Juzgado Federal de Primera Instancia de Dolores, provincia de Buenos Aires”. Así mismo, se designaba para integrar el Jurado a “los Dres. César Álvarez, Rodolfo Mario Lanza, Alfredo Mauricio Vítolo y Paula Viturro (titulares); Alfredo Silverio Gusman, Laureano Alberto Durán, Alejandro José Bulacio y Claudina Isabel Orunesu (suplentes)”, estableciendo el plazo de inscripción entre el 20 y 28 de mayo, y fijando “la prueba de oposición el 28 de junio de 2021, a las 8:30 hs”. El examen, finalmente, fue realizado en Tecnópolis.

La designación de los jueces la realiza el Presidente de la Nación con acuerdo del Senado, a partir de una terna integrada por candidatos seleccionados en concurso público por la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura, a cargo de la diputada peronista Graciela Camaño. Cabe recordar que el organismo es presidido desde el 18 de febrero último por el académico Diego Molea, teniendo como vice a su ex presidente, el camarista penal Alberto Lugones, ambos muy cercanos al kirchnerirmo.

Algunos de los nombres que habían confirmado su asistencia al concurso fueron, entre otros, Ignacio Mahiques, Miguel Guerrero, Juan Rodríguez Ponte, y Gustavo Révora. Y por supuesto, el Dr. Puppo. De acuerdo a una altísima fuente allí presente, habría ocurrido un hecho muy llamativo. “El examen tenía hora prevista de finalización a las 17 hs., por lo que todos los concursantes entregaron sus pruebas escritas a esa hora, finalizando el proceso de recepción a las 17:15 hs. Todos menos uno”, cuenta la fuente consultada. Según lo que pudo averiguar este medio, el mencionado Gustavo Puppo habría permanecido en la Sala junto al personal de la Magistratura hasta pasadas las 18 hs, brindándole de ese modo la posibilidad de concluir su examen hasta una hora después de lo previsto. “No sólo eso. Además intercambiaba comentarios con la gente del Consejo”, detalla la fuente.

Como ya lo hemos señalado, Alejo Ramos Padilla fue designado por el Consejo de la Magistratura dominado entonces por el kirchnerismo, al igual que lo que sucede actualmente, el 18 de junio de 2015 para subrogar el Juzgado Federal 1 de la ciudad de Bahía Blanca, cargo en el que se mantuvo hasta su renuncia el 31 de diciembre del mismo año. Allí estaba radicada la causa 10451/2014 en la que se investigaba una gran emisión de facturas apócrifas por parte de importantes grupos económicos bahienses para beneficiar a Austral Construcciones S.A., firma propiedad del presunto testaferro kirchnerista Lázaro Báez.

Al momento de asumir, Ramos Padilla nombró a 16 personas ajenas totalmente a la jurisdicción, entre ellos Gustavo Puppo. Además, revistieron funciones, entre otros,  Mauro Labozzetta, también del Juzgado de Dolores; Leandro Massari y Victoria Fraga, empleados de la Procuración, a quienes el magistrado pidió expresamente a la ex procuradora; Pablo Vicente Fermento y Juan Pablo Guidini, ambos empleados de la Unidad Fiscal de Lesa Humanidad del MPF; Pablo Andrés Vassel, designado a instancias de la por entonces Presidenta del Consejo de la Magistratura Gabriela Vázquez, perteneciente a Justicia Legítima; Noelia Matalone, contratada en la Oficina Anticorrupción por el ex vicepresidente Amado Boudou y por el ex Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina (Decreto 65/2012), y Mario Vajsejtl, cabo de la Policía Federal y custodio personal de Ramos Padilla, un hombre que solía presentarse armado frente a los funcionarios judiciales.

Durante la subrogancia, se produjo un extraño hecho protagonizado por Vajsejtl, Massari y Puppo, que motivó una denuncia por parte de la Cámara Federal de Bahía Blanca a partir de una información suministrada por la Titular del Juzgado 2 de dicha ciudad, Dra. María Gabriela Marrón. El auto oficial Renault Megane dominio HRL350 perteneciente al Juzgado subrogado por Ramos Padilla sufrió un siniestro el 31 de agosto de 2015 en una ruta cercana a la localidad de Tres Arroyos, cuando era conducido por el cabo Vajsejtl acompañado por el Dr. Puppo y por Massari, provenientes de Mar del Plata a las 3:30 am. Las circunstancias del choque nunca quedaron del todo claras, pero el coche quedó depositado, seriamente dañado, en un destacamento policial.

Lo que la Cámara de Apelaciones intentó determinar fueron las razones sobre la utilización del automóvil oficial por parte de personal ajeno a la sede. La denuncia dice textual: “No se informó, ni tampoco se requirió autorización, respecto de su uso para el transporte de larga distancia de personas ajenas a esta jurisdicción, ni de las circunstancias por demás anómalas que rodean este episodio”. Sobre Gustavo Puppo, afirma que “Ramos Padilla nunca informó las circunstancias de su desempeño en esta sede, pese a los reiterados requerimientos que le efectuó el Tribunal”. Y designa al hecho como “un posible delito de acción pública”. Este siniestro motivó una de las presentaciones contra el Juez de Dolores en el Consejo de la Magistratura.

Apenas tomó posesión del cargo, el 24 de junio de 2015, el hoy Juez de La Plata inició un sumario interno llamado “Irregularidades reorganización del Juzgado Federal 1”, ordenándole a su personal de confianza “Tareas de Reunión de Información” fuera de todo registro formal, sin la presencia de ninguna de persona de contralor, ya sea un instructor o un auditor, sin el debido respaldo documental y la inexistencia de firmas de los “informantes”, según denunciaron los presuntos damnificados.

Hace ya más de dos años, el 16 de mayo de 2019, el Fiscal subrogante ante el TOF de Bahía Blanca, Gabriel González Da Silva, solicitó requerimiento de instrucción contra Alejo Ramos Padilla por los presuntos delitos de abuso de autoridad y amenazas, durante su paso por la ciudad del sur bonaerense. En su escrito, el representante del Ministerio Público expresó que “se impone la necesidad de instruir una investigación penal que determine efectivamente la concreción, o no, de sucesos delictivos puntuales”. Y amplía: “Lo que corresponderá pesquisar es si el accionar del magistrado excedió de un mero plan de reorganización y ordenamiento del juzgado, en cuyo marco trajo para tal labor a personal de su confianza, para pasar a constituir verdaderos episodios delictivos”. A tal efecto, solicita que se informe si en la subrogancia del Juzgado bahiense “requirió autorización expresa para ser acompañado por dicho personal”. Uno de los apuntados es Gustavo Puppo.

Respecto a aquello, vale recordar lo declarado el 31 de agosto de 2016 por uno de los funcionarios judiciales sumariados: “Ramos Padilla se presentó acompañado de una docena de personas. La actitud de algunos de ellos era absolutamente intimidante, llegando hasta a “tantear” en los estantes del escritorio, como si buscaran micrófonos. Hasta llegaron a revisar los residuos descartados por el personal”

El 28 de enero de 2019 el falso abogado Marcelo D´Alessio, fue denunciado por extorsión por el presunto empresario agropecuario Pedro Etchebest, quien afirmó que D´Alessio lo extorsionó en nombre de Carlos Stornelli, que llevaba adelante en ese entonces la investigación de los “cuadernos” de la corrupción durante la era k. La denuncia fue radicada en el Juzgado Federal de Dolores. De inmediato, Ramos Padilla decidió procesar al falso letrado y a fines de 2019 al Fiscal y también al periodista de “Clarín”, Daniel Santoro, entre otros. La causa pretende ser la “contracara” de la sensible investigación de los cuadernos, y “punta de lanza” de la ofensiva judicial k, basada en la trasnochada teoría del “law fare”.

Finalmente, el 11 de diciembre de 2020, la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata resolvió revocar la mayoría de las acusaciones del juez contra el Dr. Stornelli por asociación ilícita, y decidió revocar también el procesamiento de Daniel Santoro, con argumentos contundentes. Pero tal como adelantábamos desde este medio, la instrucción en Dolores, con el arribo de Martín Bava, el magistrado que en 2008 apenas obtuvo 23 puntos sobre 100 posibles en un concurso, cobró nuevo impulso, a tal punto que el pasado viernes 18 de junio volvió a procesar al periodista de “Clarín”, a partir de un mail que D´Alessio le habría enviado el 3 de abril de 2018. Cuanto menos, extraño.

Juez Martín Bava

La presencia de Gustavo Puppo en todas y cada una de las etapas de la investigación desde 2019 a la fecha es notoria. En ese sentido, vale recordar un episodio no menor. En marzo de aquel año, el periodista Nicolás Wiñazki denunció que Ramos Padilla entregó “por error” un disco rígido lleno de pruebas al abogado del denunciante, Pedro Etchebest, a pesar de que el propio Juez había escrito en sus resoluciones sobre el caso que parte del material hallado era altamente sensible. Así mismo, la ex Presidenta Cristina Kirchner dio a conocer por aquel entonces en el Senado detalles de la investigación que se hallaba con secreto de sumario. En aquel entramado, el rol del Dr. Puppo habría sido de vital importancia.  

Durante la instrucción en Bahía Blanca, el 16 de julio de 2015, Ramos Padilla y su personal autorizaron a uno de los imputados, Denis Ariel Ferreyra, de la firma Constructora Patagónica Argentina, a extraer copias de la documentación secuestrada. Dos meses más tarde, el 14 de septiembre, también hicieron lo propio con otra de las firmas investigadas, Terrarafi SA.

pabloportaluppi01@gmail.com

@portaluppipablo

Es un país libre. Comente lo que desee. Sin insultos

Deje aquí su comentario

Your email address will not be published.


*