¿Quién es Martín Bava, el Juez que subroga la causa por presunto espionaje ilegal en Dolores?

Por Pablo Portaluppi

La noticia pasó casi desapercibida, tal vez eclipsada por el notorio hecho que la originó. Cuando el 10 de febrero pasado el Senado aprobó el pliego del por entonces Juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, para asumir como titular del estratégico Juzgado Federal Electoral 1 de La Plata, se puso el foco en las implicancias de aquella designación, descuidándose al mismo tiempo el nombre del reemplazante del magistrado que instruía una de las causas por presunto espionaje ilegal, que involucra al Fiscal Carlos Stornelli. Aunque el proceso ya se encuentra en instancias superiores, y hubo decisiones contundentes, la instrucción en Dolores puede volver a tomar protagonismo. En ese sentido, el nombre del subrogante del juzgado no es un dato menor.

En los últimos días, parte de aquella instrucción llevada a cabo por Ramos Padilla fue duramente cuestionada por el Fiscal Federal de Mar del Plata Juan Manuel Pettigiani, solicitando la anulación de la declaración del principal imputado, Marcelo D´Alessio, por una presunta extracción compulsiva por parte del magistrado con el fin de obtener las claves telefónicas de los celulares del falso abogado, violando de este modo la prohibición de declarar contra sí mismo, garantía consagrada en la Constitución Nacional en su art. 18. A lo largo del expediente, el hoy Juez electoral procesó, entre otros, a Stornelli y al periodista de Clarín Daniel Santoro.

Finalmente, el pasado 11 de diciembre, luego de diversas etapas procesales, la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata resolvió revocar la mayoría de las acusaciones de Ramos Padilla contra el Fiscal por asociación ilícita, dejando firmes sólo dos de los cargos: la de la cámara oculta al abogado José Manuel Ubeira y la de buscar información sobre la pareja de su exesposa, Jorge Castañón Distéfano, según el fallo de los camaristas Alejandro Tazza, Eduardo Jimenez y Rafael Julián. Además, la Cámara decidió revocar también el procesamiento de Daniel Santoro. Ahora decide Casación.

Una alta fuente de la investigación le dijo a este medio que “la causa va a volver a Dolores con las correcciones y las modificaciones que puedan hacer las instancias superiores, conforme a lo que decida Casación y eventualmente la Cámara. Si hay cambios, se reconfiguraría la instrucción con los actos previos, y si no los hubiera, para ratificar o no lo actuado. Pero va a volver a primera instancia con el objeto procesal definido”. Es aquí cuando cobra importancia el nombre del juez instructor.

En marzo de 2021, la Cámara Federal de Mar del Plata designó como subrogante en el Juzgado Federal de Dolores al Dr. Martín Bava. (foto portada) ¿Quién es Bava?. Su nombre adquirió cierta relevancia por ser el sexto juez del eterno caso Hooft, en el cual se acusó falsa y falazmente al magistrado provincial marplatense Pedro Hooft de haber “cajoneado” habeas corpus, ocasionándole a él y a su familia irreparables daños.

Ex combatiente de Malvinas, Bava fue designado en 2009 al frente del Juzgado Federal 2, en materia civil y comercial, de la ciudad de Azul. Desde el año 2012 también subrogó el Juzgado Federal N°1 de aquella ciudad, de competencia Penal, debido a la jubilación del ya fallecido Dr. Juan José Comparato., permaneciendo en el cargo hasta fines de 2020, cuando fue designado el Dr. Gabriel Di Giulio. No conforme con ello, supo integrar así mismo el Tribunal Oral Federal de Bahía Blanca.

Al cargo de titular del Juzgado de Azul llegó luego haber sufrido fuertes cuestionamientos por parte de las autoridades del Colegio de Abogados de la ciudad. La entidad había presentado un pedido de impugnación ante la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación, a partir de la denuncia por “serias falencias” en su recorrido profesional. En la presentación, alegaron la falta de antecedentes específicos para el cargo y, especialmente, sus malos desempeños en los exámenes a los que se había presentado previamente.

Por extraño que parezca, uno de los concursos a los que aludía el Colegio de Abogados, fue el realizado en agosto de 2008, cuando la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura declaró desierto el llamado para la cobertura del Juzgado Federal de Dolores, que ahora subroga. Elo fue posible a que ninguno de los concursantes alcanzó el puntaje mínimo indispensable, 40 %, para ganar el concurso. Martín Bava apenas sumó 23 puntos. 

“No resulta posible silenciar que en agosto de 2008, la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura declaró desierto el concurso 184 para la cobertura del Juzgado Federal de Dolores, por cuanto ninguno de los postulantes alcanzó el mínimo de Cuarenta (40) puntos sobre el total de cien (100) exigidos”, sostuvieron entonces desde la entidad. Y agregaron sobre el pobre desempeño del magistrado: ”Consagrando un proceder incongruente, que se exponencia al verificar que el puntaje más bajo de todos -23 -, fue precisamente el del doctor Martín Bava, quien eliminado también en otros concursos anteriores, ahora se propulsa como titular del Juzgado Federal N° 2 de Azul”.

Entre los exámenes a los que hacían referencia, mencionaban la postulación para el Juzgado Federal de la ciudad de Junín, donde Bava fue directamente excluido por “falta de idoneidad”. Pero además, desde el Colegio de Abogados, también mencionaron un hecho ocurrido a finales de los ´90, cuando el actual magistrado subrogante de Dolores, quien se desempeñaba como secretario del Juzgado federal de San Martín, falsificó la firma de un juez, según determinó el propio Cuerpo de Peritos de la Corte Suprema.

La Sala I de la Cámara Nacional de Casación declaró la nulidad de lo actuado, señalando “graves irregularidades” y vicios en el provedimiento: “La firma certificada por el actuario Doctor Martín Bava, no coincidiría con la de aquel a quien se la atribuyera: el Juez Federal de San Martín interviniente, doctor Alberto Suárez Araujo. A pesar de ello, el 21 de agosto de 2009 la Cámara Alta aprobó el pliego del magistrado para ocupar la titularidad del Juzgado Federal 2 de Azul.

Su desempeño en el caso Hooft

Como ya se señalara, Bava fue el sexto juez que intervino en el proceso contra Pedro Hooft, que empezó en 2006 y recién culminó hace pocos meses. En su momento, los abogados del imputado denunciaron persecución y encarnizamiento personal contra su defendido, basándose en que el magistrado lo había llamado seis veces a indagatoria. Previo a la realización del Jury que absolvió al Dr. Hooft en abril de 2014, la propia Cámara de Mar del Plata le dijo expresamente a Bava que espere a la resolución del mismo para citarlo. Y pese a que el Jury lo absolvió por amplia mayoría, el Juez lo volvió a citar a indagatoria. Como el Dr. Hooft nunca se presentó, Bava lo declaró rebelde.

Y en 2016, dos años después de realizado el Jury, expandió el proceso imputando a más personas que revestían funciones judiciales en 1977, en una decisión que en su momento fue calificada de “desesperada y alocada”, a quienes finalmente sobreseyó en marzo de 2018.  Se trataba de figuras prestigiosas del Derecho como Gastón L´Homme, Rodolfo Morales Ridecos, Edgardo Bernuzzi, Alicia Morrell, Carlos Haller, Jorge García Collins, y Alicia Ramos de Fondeville.

Recién el 1 de marzo de 2018, Martín Bava resolvió dictar el sobreseimiento definitivo del Dr. Hooft, alegando que “los hechos que son objetos de investigación en la causa penal eran los mismos que investigaron en el Jury de enjuiciamiento”. El problema que se presenta es que entre la decisión del Jury y la absolución dictada por Bava transcurrieron casi cuatro años, por lo que los motivos del apresurado fallo del Juez de Azul nunca terminaron de estar demasiado claros. Es por ello que el 12 de diciembre de 2019, la Cámara marplatense decidió “revocar el auto que dispone el sobreseimiento de Pedro Cornelio Federico Hooft por falta de fundamentación del resolutorio”.

Lo que cuestionaba el Tribunal de Alzada es la falta de razones del Juez Martín Bava por las cuales arriba al sobreseimiento de su colega provincial, conminándolo“a emitir un nuevo pronunciamiento debidamente motivado, con la celeridad que las circunstancias imponen”, lo que finalmente hizo el 11 de diciembre de 2020. Cabe consignar que el 28 de febrero de 2018 la propia Corte Suprema de la Nación confirmó la absolución de Pedro Hooft que resolviera el Jury de 2014.

Ex Camarista Jorge Ferro

Martín Bava siempre fue sindicado como un protegido del ex camarista Jorge Ferro, quien debió renunciar a su cargo en la Cámara de Mar del Plata cercado por denuncias de trata de personas y lavado de activos en marzo de 2018. Casualmente, trascendió hace pocos meses que el Juez Federal de Mar del Plata. Santiago Martín, llamó a indagatoria al Dr. Ferro, quien “habría infringido deberes institucionales establecidos en las normas relativas al correcto desarrollo de la función judicial, priorizando la defensa de intereses particulares en detrimento de la buena administración de justicia, afectando la imparcialidad, la independencia y objetividad que debió ser respetada por su condición de funcionario público”. Lo que se conoce como tráfico de influencias.

Bava y Ferro en Bahía Blanca

Martín Bava y Jorge Ferro habían estado envuelto en un extraño hecho ocurrido en Bahía Blanca, en el cual intervino, casualmente, Alejo Ramos Padilla. En carácter de integrantes del Tribunal Oral Federal de esa ciudad, junto al Dr. José Mario Triputti, ordenaron la detención de Hugo Mario Sierra, ex Secretario del Juzgado 1 de Bahía durante la época de la dictadura, el 13 de septiembre de 2011. Por dicha detención, Ferro, Triputti y Bava fueron denunciados por haber practicado una supuesta detención ilegal, ya que Sierra, adujeron, había sido detenido en relación a casos por los que ya estaba imputado, y por la falta de competencia del TOF para disponer una detención. Además, el Ministerio Público Fiscal ni siquiera había formulado requerimiento de instrucción contra el ex funcionario. Por tal motivo, se les abrió la causa 150000126/2011, por privación ilegal de la libertad.

El 4 de noviembre de aquel año, la propia Cámara ordenó la libertad de Sierra por carecer su detención de “sustento normativo”. El 10 de octubre de 2014, a instancias del Juez Ad Hoc Álvaro Coleffi, quien estuvo involucrado en un escándalo por la difusión de escuchas en el caso Juan Ignacio Suris, por lo que fue procesado y luego sobreseído, se resolvió el archivo de la causa. El mismo día que el Consejo de la Magistratura designa a Ramos Padilla como subrogante en Bahía, el 18 de junio de 2015, desestima al mismo tiempo sendas denuncias contra Ferro, Triputti y Bava por la detención ilegal de Hugo Sierra. Finalmente, el 28 de agosto de aquel año, se dicta el sobreseimiento definitivo de los tres jueces.

Quien tomó aquella decisión fue Alejo Ramos Padilla. El círculo se cierra.

pabloportaluppi01@gmail.com

@portaluppipablo

Es un país libre. Comente lo que desee. Sin insultos

Deje aquí su comentario

Your email address will not be published.


*