El interior bonaerense: Algunos interrogantes de una vacunación con más errores que aciertos

Por Pablo Portaluppi

A raíz de la falta de estadísticas oficiales, al menos en algunos aspectos, el Director de la Región Sanitaria VIII, Gastón Vargas, funcionario que depende del gobierno bonaerense, brindó en las últimas horas algunos detalles de la cuestionada campaña de vacunación contra el coronavirus en la zona bajo su responsabilidad, que comprende, entre otras ciudades, a Mar del Plata y General Alvarado.

El médico reveló que fueron inoculadas entre el 29 de diciembre de 2020 y el pasado 4 de abril, 15100 personas vinculadas al ámbito de Salud, 12100 docentes, 1724 policías, y 22300 mayores de 60 años, lo que arroja un total de 51224 vacunas aplicadas. Más allá de la diferencia que surge de la propia Sala de Situación del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, que registra 57522 primeras dosis-es decir, 6300 personas más, que en verdad sería una cifra aún mayor ya que la información revelada por el Dr. Vargas incluye en algunos casos segundas dosis-, correspondería hacer un análisis de los números detallados por el funcionario provincial. Los mismos no hacen más que señalar algunos interrogantes en la campaña de inmunización.

En la ciudad de Mar del Plata, según un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, difundido en diciembre de 2017, el 25,8% de sus habitantes tiene más de 60 años. De acuerdo a estos números, y en función de los datos del Censo 2010 levemente actualizados, se trataría de unas 175.000 personas, de los cuales sólo se han inoculado a 22300 en más de 90 días de campaña, lo que representa menos del 13% de dicha franja etaria. Aquí surge el primer interrogante: ¿Por qué no se vacunó a una mayor cantidad de personas de más de 60 años?

La primera respuesta que se podría dar es que al distrito llegaron, en los primeros días de marzo, 9600 dosis de la vacuna china Sinopharm, que al momento de su arribo no estaba permitida su aplicación a aquella franja etaria. Recién el 26 de marzo la ANMAT, a partir de una recomendación formal de la Ministra de Salud Carla Vizzotti, indicó que “la seguridad analizada en el ensayo de Fase III entre el grupo de vacunados y el grupo placebo, resulta con un perfil aceptable y hasta el momento del análisis no hubo eventos adversos inesperados o graves relacionados al producto”.

Si se sabía que la autorización iba a llegar más temprano que tarde, ¿no se debió reservar una buena cantidad de ellas para la población que más riesgo corre?. O en todo caso, ¿por qué no se vacunó con la Sputnik V a más personas de esa edad, habida cuenta que se aprobó su uso para ese grupo poblacional el 22 de enero, o con las 3000 dosis de la Covishield arribadas el 23 de febrero?

En un primer momento, el Ministerio de Salud había definido un orden de prioridad para inocular a la población: personal de salud (763.000 personas); adultos mayores de 70 años y quienes viven en establecimientos geriátricos, y en tercer lugar adultos mayores de 60 años (estos grupos suman unas 7.375.000 personas)

Después de ellos, sería el turno del personal de las fuerzas armadas, fuerzas de seguridad (unos 500.000) y de servicios penitenciarios; adultos de 18 a 59 años con factores de riesgo (diabéticos, con obesidad grado 2 y 3 (IMC mayor a 40), enfermedades cardiovasculares, renales o respiratorias crónicas, que son unas 5.653.000 personas; personal de los niveles educativos inicial, primario y secundario (1.300.000 trabajadores); y finalmente otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones, habitantes de barrios populares, personas en situación de calle, que pertenezcan a pueblos originarios, presas y migrantes. En Mar del Plata la población objetivo ronda las 300.000 personas.

Lo cierto es que luego del despropósito de haber dejado sin clases durante casi todo 2020 a la gran mayoría de los alumnos de primaria y secundaria, el Gobierno Nacional decidió, no muy convencido, garantizar la presencialidad en las escuelas. Ello derivó en que se incluya entre las nuevas prioridades de inoculación al personal docente. De allí surgen los más de 12000 vacunados de dicha área en Mar del Plata, muchos de los cuales no superaban los 40 años. Cabe preguntarse al menos si vacunas tan masivamente a dicho personal fue una correcta decisión.

El asunto cobra más relevancia cuando ha trascendido que la administración de Axel Kicillof quiere realizar una cuarentena estricta durante un mes para poder vacunar a las personas mayores a 60 años.

Pero el escenario se torna aún más espinoso cuando distintos Intendentes de distritos del interior provincial, todos ellos pertenecientes a Juntos por el Cambio o partidos vecinales, se han quejado públicamente que no reciben vacunas suficientes. En la localidad de Tres Arroyos, cuyo Jefe Comunal es Carlos Sánchez, del Vecinalismo, había al 4 de abril 2987 personas vacunas. Un día después, de acuerdo a las propias estadísticas provinciales, hay exactamente la misma cantidad. Es decir, en 24 horas no se aplicó ninguna dosis en una ciudad con una población de 50000 habitantes.

También han manifestado sus quejas los Intendentes Victor Aiola, de Chacabuco, y Mariano Uset, de Coronel Rosales, ambos de Juntos por el Cambio. Aiola dijo que hace tres semanas no recibe ni una sola dosis. En su distrito, los números no se han modificado en las últimas jornadas: hay 4052 personas inoculadas. Por su parte, en Coronel Rosales, hay 3554.

Lo mismo ocurre con las localidades de Balcarce (3328 inoculaciones), Tandil (11019), y Ayacucho (2168), todas gobernadas por la oposición, que en las últimas horas no han incrementado las inmunizaciones. Distinto es el caso de Dolores, también capitaneada por el macrismo, que en la última jornada ha aplicado….4 vacunas, pasando de 4571 a 4574. Datos oficiales.

En rigor de verdad, lo que ocurre en la provincia de Buenos Aires, donde ningún Municipio supera el 10% de su población inmunizada, no es más que un reflejo del país, donde luego de tres meses desde el arribo de las primeras dosis, el 29 de diciembre de 2020, y con la segunda ola de contagios ya instalada, apenas se han vacunado a 3.663.455 personas. Demasiado poco.

pabloportaluppi01@gmail.com

@portaluppipablo

Es un país libre. Comente lo que desee. Sin insultos

Deje aquí su comentario

Your email address will not be published.


*