Las Claves de la Acusación en Espejo del Juez Ramos Padilla

Ramos Padilla en el Congreso

Por Pablo Portaluppi

“La causa que instruye el Juez Ramos Padilla cumple con todos los requisitos de una clara operación de “Acusación en Espejo”, señala tajante un ex empinado funcionario judicial de la ciudad de Bahía Blanca, que tuvo que renunciar a su cargo cercado por el Consejo de la Magistratura kirchnerista. Y explica en qué consiste esta teoría: “Se trata de endilgarle al otro lo que uno está planificando hacer, inventar un relato para legitimar acciones que se van a ejecutar a posteriori”. Y coincide con el diagnóstico que hiciera la Diputada Elisa Carrió: “El claro objetivo es hacer caer la causa de los cuadernos”. Se refiere al proceso abierto a partir de las revelaciones del periodista Diego Cabot sobre los cuadernos que llevó minuciosamente Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, mano derecha del ex Ministro de Planificación Julio de Vido. Dicho proceso lo instruye el Juez de Comodoro Py Claudio Bonadío.

El falso abogado y autodenominado agente de la DEA Marcelo D´Alessio fue denunciado por extorsión por un ignoto empresario agropecuario llamado Pedro Etchebest, quien alegó que D´Alessio lo extorsionó en nombre del Fiscal Federal Carlos Stornelli, quien lleva a cabo la compleja investigación de los “cuadernos” de la corrupción durante la era k. La denuncia fue radicada en el Juzgado Federal de Dolores a cargo de Alejo Ramos Padilla, quien decidió procesar al extorsionador y citar a indagatoria a Stornelli. Este medio ya se ocupó de contar en detalle el controvertido paso del magistrado como subrogante por Bahía Blanca, sobre el cual habría que volver y aportar nuevos datos.

En el auto de procesamiento a D´Alessio, Ramos Padilla arroja algunas pistas sobre eventuales escenarios futuros. También, refiriéndose a terceros, cuestiona conductas muy similares asumidas por él mismo hace apenas cuatro años en la ciudad del sur bonaerense, a la vez que pareciera darle la razón a aquel ex funcionario judicial respecto al devenir de la causa de los cuadernos. “La sanción de la Ley del Arrepentido 27304 y la percepción de que cualquier cosa es válida para avanzar en la investigación dentro de un proceso judicial por corrupción y de este modo responder a los reclamos de justicia, han ampliado el campo de acción de los agentes de inteligencia, generando una relación estrecha de mutua colaboración con miembros de los poderes judiciales y ministerios públicos fiscales”, cita el magistrado.  Al incluir a Stornelli en estas maniobras, el kirchnerismo está intentando en forma manifiesta arrojar un manto de sospecha sobre todas las declaraciones de los arrepentidos en la causa que instruye Bonadío.

“La pregunta no es si Stornelli o Bonadío son hombres honestos. Lo importante es verificar que estén actuando en forma honesta en esta causa. Y te puedo garantizar que sí. Todas y cada una de las afirmaciones escritas por Centeno en los cuadernos están siendo verificadas”, afirma un renombrado Juez de Mar del Plata, con llegada a Bonadío. “Pero sin duda que una eventual caída del Fiscal puede traer mucha cola”, agrega.

Cuando fue designado como Juez subrogante en el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca, Ramos Padilla citó tres veces a indagatoria al ex camarista Néstor Montezanti, acusado de haber participado en la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina). Como éste no concurrió, lo declaró en rebeldía. Finalmente, antes de enfrentar a un Jury de Enjuiciamiento que sabía que le iba a ser desfavorable, Montezanti renunció a su cargo. Un detalle no menor: desde el año 2011 se estaba investigando en Bahía al grupo económico de Juan Ignacio Suris, por la emisión de facturas apócrifas. Cuando la pesquisa llegó hasta Lázaro Báez, presunto testaferro de Néstor Kirchner, el Consejo de la Magistratura destituyó al Juez que instruía la investigación, Santiago Ulpiano Martínez, y designó en su reemplazo a Ramos Padilla, con los votos de de Gabriela Vázquez, Anabel Fernández Sagasti, Julián Alvarez, Jorge Candis, Ruperto Godoy y Héctor Recalde. La elección de Ramos Padilla no fue al azar, ya que se había destacado como abogado querellante en causas de derechos humanos. Casualmente, en Bahía, tramitaban varias: entre ellas, la ya mencionada “Triple A”, que involucraba a Montezanti, quien impulsaba una investigación al Grupo Suris.

Al respecto, cabe señalar un aspecto poco conocido que merece destacarse. Ramos Padilla fue designado en Bahía el 18 de junio de 2015, y asumió el 24 de junio de aquel año. De inmediato, ordenó una investigación interna del juzgado y abrió un sumario. Pero el 7 de julio, la Corte Suprema de la Nación emitió la Resolución 1945, en la cual declaró “la nulidad de la actuación cumplida el 24 de junio de 2015 ante el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca por el cual se puso en posesión del cargo al magistrado subrogante Alejo Ramos Padilla y disponer que la Cámara Federal de Bahía Blanca lleve a cabo la actuación necesaria para poner en posesión del cargo al magistrado subrogante”. Un día después, en un acto hecho a las apuradas, justamente el Dr. Néstor Montezanti le tomó juramento. Por lo expuesto, el sumario abierto contra los funcionarios judiciales sería ilegal al ser implementado cuando Ramos Padilla no tenía posesión legal del cargo. Quien le había tomado juramento el 24 de junio había sido el ex consejero Jorge Candis, que viajó a Bahía a tal efecto. Candis cobró cierta notoriedad cuando logró “salvar” temporalmente con su voto al entonces camarista Eduardo Freiler, acusado de enriquecimiento ilícito.

Ramos Padilla y Stornelli

Juez Ramos Padilla. Fiscal Carlos Stornelli

En otro aparte del procesamiento a D´Alessio, el Juez afirma que “conociendo información sensible sobre una persona, en particular si se trata de datos que aquella no desea que se hagan públicos, resulta fácil presionar o manipular a cualquiera para que declare en determinado sentido”. En relación al falso abogado, alega que “obtenía un perfil psicológico de la víctima y una carpeta de datos personales”, y luego utilizaba la información obtenida para hacer “entrar en pánico” a la persona. Y agrega que también “se utilizaban otro tipo de operaciones ilegales, dónde se averiguaba cómo está compuesta su familia, sus antecedentes laborales y personales, sus viajes al exterior”.

El 31 de agosto de 2016, la funcionaria judicial Sonsoles García, oficial en la secretaría de DDHH, declaró en sede judicial que con la llegada de Ramos Padilla a Bahía Blanca “la presión estaba y estuvo latente desde un primer momento”, y que “sufrieron en los primeros tiempos presión psicológica y después directamente aprietes”, aclarando que estos aprietes lo ejercían las personas que el Juez llevó a trabajar con el ajenas a la jurisdicción, entre ellas un cabo de la Federal que solía pasearse armado por el Juzgado llamado Mario Vajsejtl. . A su vez, agregó que dicho personal realizó tareas de obtención de información en relación a las relaciones interpersonales (amistades, enemistades, etc) entre los empleados del Juzgado, “para saber de qué lado estaba cada uno”.

Por su parte, Nair Elizabeth Ruppel, Secretaria Federal a cargo de la secretaría civil, comercial, laboral y previsional, detalló que “Ramos Padilla se presentó acompañado de una docena de personas. La actitud de algunos de ellos era absolutamente intimidante, llegando hasta a “tantear” en los estantes del escritorio, como si buscaran micrófonos. Hasta llegaron a revisar los residuos descartados por el personal”. Y afirmó que “la causa Ficcadenti (N. de la R.: se refiere a la causa de las facturas apócrifas, llamada así por el apellido de una de las familias dueñas de diversas empresas involucradas) fue lo primero que pidieron”, asegurando haber visto “en el piso de despacho de habilitación, no recuerdo cuántos días, pero varios desde que asumieron”, aclarando que “me consta que la causa permaneció en el quinto piso durante algún tiempo”. Uno de los hombres que Ramos Padilla llevó a Bahía es Gustavo Puppo, actual Secretario Federal Ad Hoc de Dolores, de quien una de las empleadas bahienses, Susana Arrechea, contó que le decía que “me tenía que sentir muy agradecida con el gobierno kirchnerista y tenía que tener en mi despacho un cuadro de Néstor Kirchner”.

Debido a su cuestionado paso por la Comisión de Libertad de Expresión del Congreso, el Gobierno denunció ante el Consejo de la Magistratura a Ramos Padilla por violación de secretos. La denuncia fue sorteada y la tiene el Diputado oficialista Pablo Tonelli, aunque de acuerdo a sondeos hechos por este medio a fuentes del Consejo, es muy difícil que prospere. En tal sentido se manifestó Alberto Lugones, representante de los jueces en el organismo e integrante de la Comisión de Disciplina y Acusación que preside el senador peronista Miguel Ángel Pichetto. “No parece tener mayor entidad la denuncia”, aseguró.

Casualmente Lugones fue protagonista de un hecho casi desconocido. Y muy llamativo. El 8 de octubre de 2015, el Consejo de la Magistratura designó a cuatro jueces para subrogar en la Cámara Federal de Bahía Blanca, todos ajenos a la jurisdicción. Designó a Alejandro Segura (San Justo), Roberto Lemos Arias (La Plata), Jorge Ferro (Mar del Plata) y al actual consejero Alberto Lugones. Dicho Tribunal lo integran cinco miembros. El restante era Pablo Candisano Mera. Al poco tiempo, más precisamente el 18 de noviembre, la flamante Cámara resuelve designar en reemplazo de Susana Marcela Nolter, quien se hallaba de licencia por enfermedad, a tres personas, entre ellas, a Matilde Ficcadenti, como Escribiente Auxiliar del Juzgado Federal 2. La principal familia investigada en la causa de las facturas truchas es el Grupo Ficcadenti.

En una reciente y polémica decisión, Ramos Padilla aceptó como querellantes en la causa contra D´Alessio al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y al dirigente kirchnerista de Necochea Roberto Porcaro. “Los nombrados podrían resultar ser víctimas de algunos de los hechos ilícitos”, consignó el magistrado. Echegaray acaba de ser enviado a juicio oral por encubrir a Lázaro Báez en la causa de las facturas apócrifas. Y Porcaro está imputado por lavado de dinero y tráfico de influencias. Así mismo, el Juez le permitió al camionero Hugo Moyano acceder a parte del expediente.

Prosigue el ex funcionario judicial bahiense consultado por este medio: “La causa de los cuadernos debe caer como sea. ¿Sabés por qué?. Es la única en la que Cristina no puede desligarse. En todas las demás, está procesada como integrante de una asociación ilícita. Pero antes que ella, están Lázaro (Báez), (Julio) De Vido, (José) López, (Osvaldo) Sanfelice, y muchos más. En los cuadernos está señalada como la Jefa de todo”.   

En el comienzo del escrito donde dictamina el procesamiento de D´Alessio, Ramos Padilla dice, en referencia a las presuntas vinculaciones entre los agentes de inteligencia y los miembros del Ministerio Público Fiscal: “En este contexto, no importa ya si es verdad o no lo que el testigo o arrepentido diga”.

pabloportaluppi01@gmail.com

@portaluppipablo

 

 

Es un país libre. Comente lo que desee. Sin insultos

Deje aquí su comentario

Your email address will not be published.


*